jueves, 18 de abril de 2013

La dulzura de Sabayon 11. Me encanta con KDE 4.10.2


sabayon | La otra bola de cristal

He instalado Sabayon Linux, después de probar Gentoo, compilar el núcleo y todos los programas para tener un KDE básico, lo conseguí, tuve el escritorio KDE con el núcleo de mi sistema compilado y optimizado para Intel Atom, todo estupendo, pero no terminaba de estar bien configurado, había tenido que configurar el núcleo 4 veces para obtener todas las funcionalidades que quería, y después de mucho trabajo no terminaba de tener todo traducido a mi idioma, aunque funcionaba de manera óptima e impecable. Me puse a pensar que me gustaría una distro que tuviera lo bueno de Gentoo y lo bueno de las otras distros, es decir la posibilidad de optimizar el sistema pero tenerlo todo bien configurado y con las aplicaciones instaladas "Out of the box", de repente me acordé de Sabayon, pensé que sería de ella, por qué versión irá ahora, ni corto ni perezoso me descargué la última versión tras consultar en DistroWactch, y la he instalado.

He podido ver que tiene muchos sabores de escritorio KDE, Gnome, LXDE, XFCE, pero yo quise poner a prueba KDE en mi Netbook, seamos exigentes ;-).

Tras reiniciar mi decepción fue grande, simplemente KDE no se movía en el Netbook. Luego recordé que no había formateado la partición "home", así que para resetear mi cuenta de usuario y eliminar todas las configuraciones e instalar las de Sabayon por defecto ejecute "rm -R /home/usuario/.*" nótese que antes del asterisco hay un punto para eliminar todos los archivos ocultos del usuario.

Al reiniciar nuevamente, una explosión de suavidad y velocidad volvió a mi escritorio, pudiendo comprobar las virtudes de este Sabayon 11 fantástico, viene con XBMC y muchos programas útiles de serie. Me encanta "equo" para manejar la instalación de los programas y tiene un comportamiento muy estable.

Pero como lo quiero tener todo, he actualizado el núcleo al estilo Gentoo y he usado "genkernel" para crear la imagen de arranque "initramfs", el resultado es un núcleo que funciona bien, no noto ninguna diferencia en velocidad, me ocupa un poco mas de RAM el que se instala con Sabayon en binario, y para colmo pierdo la funcionalidad de las teclas de volumen y desactivar el "touchpad", así que se nota el gran trabajo realizado por el equipo de Sabayon obteniendo un sistema operativo muy optimizado, cuidado y bello.